Algunas curiosidades sobre los antiguos egipcios

Cuando piensas en el Antiguo Egipto, ¿qué te viene a la mente? ¿Pirámides, faraones, gatos tal vez? Probablemente tengas un conocimiento pasajero de cómo era el Antiguo Egipto, pero su intriga va mucho más allá de lo que ves en la televisión o en las revistas. Dejando aparte el hecho de que su extraordinaria civilización aún deja abiertas muchas dudas sobre su nacimiento, evolución y su capacidad e inteligencia extraordinarias, hay algunos datos que resultan realmente curiosos, y que puede que no hayan sido ideados por ningún otro pueblo en la Tierra durante la historia. ¿Te gustaría conocer algunos de ellos?

  • En el Antiguo Egipto, tanto los hombres como las mujeres usaban maquillaje; los colores más comunes eran el negro (hecho de plomo) y el verde (hecho de cobre). Pensaban que el maquillaje tenía poderes curativos, pero su función  original era la de protegerlos de los fuertes rayos del sol.
  • Algunos faraones tenían una curiosa costumbre para mantener alejadas a las moscas de su persona: tener cerca a un esclavo cubierto de miel de pies a cabeza.
  • Estos faraones nunca mostraban su cabello, el cual cubrían con un tocado llamado nemes; se hizo famoso gracias a la máscara de oro de Tutankamon. Los egipcios de alta cuna llevaban pelucas, y los pobres llevaban colas de cerdo, o directamente el cabello largo.
  • Los niños egipcios no solían usar ropa hasta que llegaban a la adolescencia. A los varones se les afeitaba la cabeza y se les dejaba crecer una trenza: era la mejor defensa contra los piojos.
  • Aunque las mujeres en el Antiguo Egipto gozaban de igualdad legal y económica con los hombres, no eran vistas como socialmente igualitarias.
  • Contrariamente a la creencia popular, los equipos que construyeron las pirámides no eran esclavos, sino trabajadores pagados; esta falsa creencia comenzó con Heródoto, el historiador griego. Lo más curioso de todo es que el pago por su trabajo era retribuido en cerveza; para ser exactos, un tonel por día.
  • Durante la momificación, el cerebro era sacado a través de las fosas nasales; otros órganos eran también extraidos y se colocaban en frascos.  El único órgano que quedaba en el cuerpo era el corazón, porque se creía que contenía el alma.
  • El vestido más antiguo del mundo se encontró en Egipto y se estima que tiene más de 5,000 años.
  • Los antiguos egipcios se afeitaban las cejas para llorar la muerte de sus gatos.
  • En muchas tumbas antiguas se han encontrado retretes; no está clara su función, pero su diseño es muy parecido al que idearon los romanos siglos más tarde.