El arte en el Antiguo Egipcio

Una de las grandes proezas de la civilización egipcia es que no sólo tuvo sus propias expresiones artísticas características, sino que supo adoptar muchas de otros pueblos, que les fueron llegando gracias a los visitantes y también a las invasiones y conquistas que ellos mismo realizaron. De más está decir que en su época de expansión, no había ninguna sociedad más desarrollada que ellos, pero cuando otras culturas más orientales llegaron hasta ellos, no dudaron en adoptar y copiar de ellas todo lo que les pareció que valía la pena.

La arquitectura, la escultura, la artesanía y la pintura fueron las artes más practicadas por los egipcios, muy rudimentarias al principio, pero no hace falta decir cómo las desarrollaron y se convirtieron en verdaderos maestros en ellas. Las pirámides, las esfinges, los bellos objetos hechos de arcilla encontrados en las excavaciones… realmente, el Egipto antiguo ha dado suficientes muestras de su habilidad artística en estos campos. De hecho, fueron muchos los extranjeros que el momento de máximo esplendor del Imperio, fueron hasta Egipto para aprender de sus artistas, y ser capaces así de aprender de los mejores.

¿Y qué pasa con la literatura? Pues como sabemos, la escritura no se desarrolló hasta algunos siglos después de que se configurara Egipto como nación, y ésta estaba muy ligada a la pintura. Desde un principio, la escritura jeroglífica era su forma de escritura, y no fue hasta siglos más tarde que se desarrolló la escritura hierática y más tarde la demótica, en la necesidad de hacer un sistema de comunicación escrita que fuera fácil de realizar para las acciones cotidianas, ya que los jeroglíficos pasaron a ser un campo exclusivo de los artistas que los usaban en los monumentos y en las ceremonias rituales; por contra, gracias a la escritura hierática se creó una nueva profesión, la de los escribas, que en un momento dado llegó a ser más importante que el ejército, sólo por debajo del faraón y la casta sacerdotal.

Pero no perdamos de vista los jeroglíficos como un modo de expresión y también una forma de arte. Desde el principio fueron hechos con mucho mimo y cuidado, plasmando en ellos la vida cotidiana de la sociedad egipcia. Y no sólo contaban las crónicas del pueblo, las andanzas del faraón, las batallas ganas o pérdidas del ejército, leyendas sobre los dioses y el mundo de ultratumba… sino que también se plasmaban en ella la realidad de cualquier egipcio de la época. Por eso, no es extraño encontrar entre ellos algunas imágenes de verdadero porno xxx. Para todo aquellos que piensen que eso de la pornografía es un invento de los nuevos tiempos, de una sociedad viciosa y degenerada que sólo piensa en placeres, que vaya apuntando esto.

Porque claro, ¿cómo no iba a ser la sexualidad plasmada en estos signos, si contaban la realidad del pueblo egipcio? Sus dioses, sus faraones que eran como dioses, sus dirigentes, y hasta el pobre currito que recogía el trigo en el delta del Nilo, por no hablar de los esclavos que construían pirámides y limpiaban las letrinas, tenían sexo, tanto por obligación como por placer. Y además, si te fijas bien en estos símbolos jeroglíficos, no mostraban sólo el porno en pareja, sino que la homosexualidad e incluso otras prácticas depravadas que no viene al caso también estaban presentes en ellos. Aunque la verdad, quizá esta apreciación no sea correcta, porque lo que no se han llegado a encontrar son imágenes de masturbaciones; sin embargo, la gran mayoría de las prácticas sexuales que podemos ver reflejadas en los jeroglíficos sí que eran cosa de dos, y a veces, hasta de más gente, con lo que el sexo en grupo tampoco era nada extraño para ellos, ¿te lo puedes creer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *